Turismo y marca país

Las marcas se diseñan con la finalidad de que los consumidores asocien el producto o el servicio con una serie de beneficios, que pueden ser racionales como emocionales. Es por ello, que en los entornos en los que se viven cada día y al existir mayor número de personas, las marcas tienen como fin último orientar al consumidor en su elección. 

En la actualidad, existen diversidades de marcas que al ser escuchadas o vistas hacen que el consumidor tenga una experiencia grata al recordar eventos asociados a ellas, un ejemplo de esto puede ser los buenos recuerdos de una mujer al ver en su mano un fino anillo de la marca TOUS, el cual fue puesto en su mano el día de su compromiso. 

Sin embargo, no solamente la marca se debe aplicar a los bienes y servicios, es válido su empleo para ser relacionado a entidades territoriales, como lo puede ser un país, una región o una ciudad y es lo que se conoce como la marca país. 

Ventajas de la utilización de una marca país

La marca país puede ser utilizada para mostrar al mundo global características resaltantes de un país, las cuales pueden estar asociadas a:

  • El poder comercial y económico (exportaciones de bienes, servicios y capitales).
  • Las decisiones que se asumen en el entorno político.
  • Los atractivos que posee un país para el desarrollo de múltiples inversiones extranjeras.
  • Sus habitantes, específicamente en lo que respecta a educación, carácter, formación e incluso por sus celebridades.
  • Los atractivos turísticos

Cada uno de estos elementos pueden tener un peso específico en lo que a describir un país se refiere. Sin embargo, a nivel turístico posee una importancia fundamental en función de la determinación de la imagen del mismo.

El turismo como elemento clave de la marca país

En los últimos años se ha visto la importancia que el sector turístico ha ido adquiriendo dentro de la economía de un país y como se desarrollado de forma positiva para este, por medio de sus atractivos naturales, parques emblemáticos, centros culturales, su recinto histórico, sus hoteles, su gastronomía, e incluso su gente; demostrando que las cifras de ganancias e inversión registradas inciden de manera directa en el PIB. 

Por lo tanto, el turismo al ser un mercado en expansión y donde la competencia cada vez está siendo más fuerte y directa,  ha permitido al marketing que se involucre para el diseño y gestión de distintas estrategias y planes cuyo fin es la mejora de la situación en la que se encuentran las distintas empresas asociadas a este, para de esta manera generar un nuevo concepto que ha ganado un espacio importante en los últimos tiempos y que engloba a los servicios, las infraestructuras, así como otros elementos que representan todo lo que de cierta manera una nación puede ofrecer a los usuarios extranjeros. 

Es por ello, que dentro del concepto de la marca país se están generando estrategias que permitan mostrar al mundo los diversos atractivos de un destino los cuales se asocian a el conocimiento sobre la diversidad del clima y las regiones, la biodiversidad, la cultura y sus raíces, el patrimonio histórico y artístico, la atención para el turista y en general un ambiente óptimo como pueden ser las medidas de seguridad, la situación social y la política estable del país, para garantizar al turista visitas agradables e inolvidables.